martes, 24 de mayo de 2011

Atelina llego a mis manos el último día de Marzo en una tienda Nespresso. Yo acababa de conocer a Magdi y le pedí que me acompañara a comprar café. Allí, después de recibir una regañina (de una empleada estirada) y un café gratis (de la misma empleada estirada) ocurrió: Traspasamos a Atelina…


Así que nuestra amiguita dejó Valencia para trasladarse 60 km al norte y llegó en plenas fiestas de Castellón, así que la llevé de paseo.
Mi hijo Pepe la llevo de la manita para que no se perdiera

Diego le enseñó a hacer un ángel en el confeti:


Y conoció a un ratón simpático que la invitó a su casa:

Otro día fuimos a la alquería, donde disfrutó del aroma de los manzanos en flor, descansó a la sombra de la menta y tomó al sol bajo las palmeras:



Al final llegó el momento de la despedida, Atelina tenía que irse a Madrid en busca de otra casa. Los niños se despidieron de ella con un abrazo, deseándole un buen viaje y muchas aventuras en su vida.

Hasta pronto, Atelina!!!

3 comentarios:

  1. oh!! pero q reportaje mas precioso!!!!! me ha encantado!!!!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja... qué bueno elvi.. me ha encantado.

    ResponderEliminar